viernes, 14 de abril de 2017

Cuento: Deseos

Cerró los ojos y sopló las velas, pero las balas no dejaron de silbar. Pasó una estrella fugaz y cerró los ojos, pero las bombas no dejaron de caer. Arrancó el trébol de cuatro hojas y cerró los ojos, pero la gente no dejó de morir. Encontró la lámpara maravillosa, la frotó y salió el genio. Ella, con los ojos muy abiertos, pidió que el mundo fuese como en sus sueños y él, en su infinita pereza, la durmió y no la volvió a despertar.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bonito, Pep.

Luis Molina dijo...

Pocas palabras para decir algo maravilloso.
Un abrazo.

Pepe Fuertes dijo...

Gracias!

Micaela ela dijo...

Me encanta este cuento. ¿Cómo no fue seleccionado?